Big Sean

HALL OF FAME

G.O.O.D Music/Def Jam, 2013

Rap

Valoración: 7.0

Disponible en: Amazon | iTunes

Tras su esplendoroso debut con Finally Famous, la tarea que joven rapero americano Big Sean tenía por delante con este Hall Of Fame no era desde luego fácil. La historia del género nos ha demostrado como la presión de un segundo álbum puede atragantársele hasta al más pintado, en una industria que no tiene piedad con los que dan un paso en falso. Por ello, los No ID, Mike Dean, Hit Boy y compañía tienen muy claro que no los han llamado para inventar la pólvora con sus producciones, sino para proporcionar un colchón sonoro eficaz, contemporáneo y generalista, que resulte atrayente a la mayor parte del público.

Un tracklist estándar por tanto, en el que nos encontraremos efectivos temas para el club como “M.I.L.F.” junto a Nick Minaj y Juicy J, cortes de perfil relativamente clásico como “First Chain” junto a Nas y Kid Cudi o descafeinados guiños al sonido Trap como “10 2 10”. No obstante, en mitad de este café para todos, Sean vuelve a destaparse como un MC brillante, probablemente uno de los mejores de su generación. Capaz como pocos de lidiar de manera hábil y divertida con el clásico binomio de mujeres y dinero, Big Sean añade esta vez una vertiente emocional y motivacional a una fórmula en la que siempre estará su amado y destrozado Detroit al fondo.

Temas como “Nothing Is Stopping You” o “Fire” parecen reflexionar acerca del cambio vital del rapper anónimo convertido repentinamente en estrella, pero no ocultan referencias indirectas pero obvias a la delicada situación de una ciudad literalmente destruida por la crisis económica. Ese “be grateful for all the things that you do have, for your health, for your family, your friends” (“Da gracias por todas las cosas que tienes, tu salud, tu familia, tus amigos..”) que se entona como conclusión del “Nothing Is Stopping You” resulta igual de naif que sincero, en un tipo empeñado en regalar a su público un álbum amable y positivo.

Las apariciones de Lil Wayne, Common, Ellie Goulding, Miguel, James Fauntleroy o Young Jeezy vuelven a recordarnos que estamos ante un lujoso producto de alta gama, un estándar necesariamente teledirigido a la lista de Billboard y en el que todos los elementos han sido elegidos cuidadosamente. El destino ha querido sin embargo, que la polémica aparición de Kendrick Lamar en “Control”, tema finalmente excluido del disco, haya ganado en popularidad a los 18 tracks que componen este trabajo.

Como resumen, podríamos decir que Big Sean ha salido a jugar al empate, y que ha salvado la eliminatoria por los pelos. Una propuesta correcta y eficaz sin duda, pero terriblemente gris e impersonal, que digerirás con la misma facilidad con la que vas a olvidarla.