Jamie Lidell

JAMIE LIDELL

Warp Records/PIAS, 2013

Soul/R&B/Funk/Pop

Valoración: 6.5

Disponible en: Amazon | iTunes

Artistas que se consagran a productores y acaban por perfilar su propuesta al albur de las “pajas mentales” del mismo. Jamie curiosamente denomina este trabajo como él mismo, cuando ha huido de ese gentleman que había encontrado en anteriores discos. Así, redescubre su gusto y esa insospechada querencia por las atmósferas pop de los años 80, con canciones que hacen que la voz no es que sea olvidada, pero sí pase a un segundo plano. Así, su voz tiende a apagarse entre tantos arreglos, pero quizás no sea el momento de abordar esos registros y Lidell quiera cambiar las tornas. La china en el zapato quizás le haya salido al enterarse de que el disco de Justin, el vecino de Memphis, ya está en la calle, de la mano del gran hitmaker Timbaland.

Entre las dudas de si “vuelvo con Beck para este sexto disco o llamo a alguna de las vacas sagradas de Warp Records”, el bueno de Jamie ha optado por desempolvar sus discos de Parliament, Atlantic Starr o los del Prince que molaba (más) para llegar a un territorio no por más revisado menos apetecible en estos tiempos en los que acabamos hasta el gorro de clones forzados de Sam Cooke. El efecto logrado es lisérgico, evocador, urbanita (que no urbano) y estiloso. “What A Shame” evidencia su gusto por los clubs más “classy” de la parte nueva de Londres.

Temas como “You Know My Name” podrían estar dedicadas a la Apolonia de “Purple Rain”. Es digno de elogio que la sofisticación y complejidad de los arreglos musicales de este disco latan de forma permanente y no se caiga en clichés ni en una oportuna mímesis de canciones de Cameo o Atlantic Starr. Siempre consigue que la vuelta de tuerca sea la acertada y esté dotada de esa personalidad innegable.

Lo gracioso de todo esto es que algo parecido, con mejor gusto y mejor ejecutado, a lo que hizo el barcelonés Flavio Rodríguez en el estudio de JC Moreno con Eléctrico y ese disco pasó sin pena ni gloria no por nuestras almas sino por la convaleciente industria musical de este país. Aunque claro, Jamie es de Inglaterra, FRo de L’Eixample.