Majid Jordan - MAJID JORDAN | Discos | UMOMAG

Majid Jordan

MAJID JORDAN

OVO Sound/Warner Bros. Records, 2016

RnB Alternativo

Valoración: 5.5

Disponible en: Amazon | iTunes

Cuando Drake nos los presentó, muchos pensaron que se trataba de un artista. Pero en realidad, detrás del nombre de Majid Jordan se escondía un desconocido dúo de Toronto, formado por Majid Al Maskati y Jordan Ullman, que se convertirían de la noche a la mañana en el penúltimo descubrimiento del canadiense. Gracias a ellos, Drizzy pudo ofrecernos aquel “Hold On (We’re Going Home)”, que aún hoy perdura como uno de los momentos más recordados de su multiplatino Nothing Was The Same. Y es que, como compositores, productores e intérpretes, Majid Jordan llevan desde 2013 ejerciendo de primeras espadas del ‘sonido OVO’, ese espacio imaginario entre el Rhythm and Blues contemporáneo y el hip-hop, que Drake y su sello propugnan con insistencia desde su cómoda tribuna mainstream.

Sin embargo, a pesar de las buenas sensaciones que nos habían dejado sus colaboraciones, singles o incluso un EP con tantas luces y sombras como A Place Like This (2014), faltaba algo; cumplir la reválida de un larga duración para confirmarnos su status en la primera línea de batalla de OVO, o terminar muriendo como simples escuderos de lujo de las starlettes del sello. Para convencernos, MJ han completado un álbum debut homónimo de tan sólo 12 canciones, en el que han incidido en la fórmula con la captaron nuestra atención desde el principio; Pop negro en estado puro, de sonido tan ochentero como contemporáneo, y tan gozoso como en realidad, intrascendente.

Resulta difícil no dejarse llevar por temas tan redondos como “Learn Each Other” o “Make It Work” con los que se abre el álbum, o no caer seducido, al menos temporalmente, por la suavidad de un track como “Small Talk” o divertidos inventos como ese Hall & Oates meets Michael Jackson que es “Shake, Shake, Shake”. Si a esto le añadimos la presencia de Drake, añadiendo todos sus fantásticos clichés vocales a temas comoMy Love, otro de los highlights del disco, o la estupenda aportación musical de productores como Illangelo o Nineteen85, los mimbres parecen adecuados para que el dúo logre al fin reivindicarse.

Sin embargo, si hacemos el cómputo global de todo lo escuchado no podemos llevarnos a engaño. Aunque ambos dominan su terreno, éste parece ya demasiado transitado para aportar algo realmente novedoso en su larga duración. Así, todo lo que nos presentan en su debut nos suena a ya escuchado, vivido y puede que hasta superado. Como ese estudiante vago que todos fuimos alguna vez, se han conformado con ir a por el aprobado en lugar de luchar por el sobresaliente. Que alguien les diga que, con las expectativas que nos habían creado, un aprobado no será en esta ocasión suficiente.