Fotografía by Getty Images

Todas las quinielas apuntaban a que sería la noche de Beyoncé, pero el ‘huracán’ Adele volvió a arrasar con todo 5 años después. Esos fueron los Grammy (5) que se llevó en la maleta para su amada Inglaterra.

La diva de Pop británico, que lució un traje de Givenchy en la 59ª edición de los Premios Grammy, se convirtió en la primera artista que gana por segunda vez en las tres categorías principales (Grabación del Año y Canción del Año por “Hello” y Álbum del Año por 25). También consiguió los gramófonos a Mejor Actuación Solista Pop y Mejor Disco de Pop.


Fan declarada de Queen Bey desde que era muy pequeña, Adele -entre lágrimas- no dudó en compartir con ella el premio final a Mejor Álbum del Año. “No puedo aceptar este premio”, afirmó. “Lemonade fue grandioso, Beyoncé. Ha sido tan increíble, tan bien pensado y con un alma tan hermosa… Nosotros sí lo apreciamos. Todos los artistas te adoramos. Eres nuestra luz”, dijo durante su speech ante la atenta mirada de Beyoncé, quien ganó los premios al Mejor Vídeo Musical por “Formation” y Mejor Álbum Urbano Contemporáneo.

A sus 28 años, la cantante londinense ya tiene 15 Grammys en su currículum. Se queda a 7 de Beyoncé (la segunda artista femenina con más Grammys, 22 en total) y a 12 de la artista de country Alison Krauss (27), la número uno en estos premios.