Las once de la noche de un sábado cualquiera en Madrid y en la barra del Tempo Lounge, algunos ideaban estratagemas varias para hacerse con un pase al infierno del Club, allí donde se sabe cuando empieza el funk, pero nunca en que va a acabar el soul. La cosa estaba imposible, “entradas agotadas” se escuchaba por ahí. Myron & E estaban en la casa, olvidando el calor de California por unos días se han pasado por Europa de gira con su álbum debut, Broadway (2012). La capital ha sido su última parada, y seis tipos del norte les han servido de escolta, The Soul Investigators se llaman, ojo al dato: finlandeses, Nicole Willis… ¿Para qué decir más?

Juntos desde el 2008, Myron Glasper y Eric “E da Boss” Cooke, el pasado año daban el paso definitivo para sacar a la luz su primer LP con Stones Throw. El renacimiento del género en San Francisco, con el aderezo necesario que “Los Investigadores del Soul” le ponen a sus canciones desde que se conocieron.

En directo Broadway suena mucho más potente, eso se pudo constatar a leguas en el público, abajo todos bailaban sin prestarle importancia al hervidero. Myron & E dominaban los hilos y supieron apoderarse de esas almas en cada danza que se marcaban. Las voces más recias que en el disco, contundentes nada más entrar en sala con “Cold Game”, marcando el territorio.

En su apología al amor tocaron “I Gave You My Love” y “Every Day Love”, la afinación perfecta para la cantidad de variaciones que tienen éstas, todo un show. Se vinieron arriba con “The Pot Club”, canción que ya grabaron en 2010 para Nite Club Records también junto a The Soul Investigators, su orquesta de cabecera hasta ahora. El aforo no se pudo quedar quieto cuando los setenta pasaron por allí de la mano de “Do It, Do It Disco”.

No fue exactamente “On Broadway” donde se realizó la quedada como predican los californianos en su disco, pero fue espectacular el recibimiento que se les brindó por aquí, algo que se corresponde, por supuesto, con el magnífico trabajo que hicieron ambos más la banda en el escenario. La banda, que por cierto, es de las más reputadas del retro soul en todo el viejo continente, dicho sea de paso. Así pues con el regusto que deja el contemplar la calidad, “Get It Back” de The Beatles nunca sonó tan divertida en manos de este género.

A estas alturas nadie desconoce el hecho de que la noche y la Sala Tempo siempre se han entendido, pero si además están de aniversario (once años de música en directo, ahí es nada), la unión es aún mejor si cabe. Y si la guinda al pastel del festejo la ponen con una actuación en directo como la que se vio el sábado, está todo dicho.