Después de haber estado girando por medio mundo durante los dos últimos años presentando su sexto álbum de estudio Mejor Que El Silencio (2011, Universal), pocos podíamos imaginar que el veterano MC alicantino ofrecería más directos sin tener un nuevo disco en la calle. 6 concretamente para celebrar este “fin de gira”.

En la previa, se informaba que el concierto contaría con la presencia del artista español de jazz Moisés P. Sánchez al piano, junto a una sección de cinco músicos de cuerda clásica (dos violines, una viola, un violonchelo y un contrabajo). Un punto a favor para aquellos que les guste la buena música en directo, aunque probablemente si Nach hubiera estado solo en el escenario tampoco le habría importado a más de uno. Hay falta de objetividad entre el público del hip-hop español.

Minutos antes de las 21h, los músicos ocupaban su lugar en el escenario para tocar las primeras notas instrumentales de “Hambre de Victoria”. Ignacio Fornés, con ese look desaliñado que le caracteriza, arrancaba la primera gran ovación de la noche. A continuación, “Ni Estabas Ni Estarás” con los violines en primer plano. La velada prometía. Buen empaque entre Nach y los músicos…

…Nuestra sorpresa llegaba cuando, después del segundo tema, la banda se marchaba dejando paso a DJ Joaking (quien más tarde demostraría sus dotes vocales como soprano) y Abram para repasar junto a Nach -durante más de media hora- temas clásicos de su discográfica (“Sr. Libro y Sr. Calle”, “Desafío”) intercalados con tracks de Mejor del Silencio y alguna canción de Abram en solitario (“Cazadores de Sueños”). El “humor amarillo” llegaba cuando Nach aprovechaba los descansos para sacar su vis cómica de monologuista recurriendo a un vocabulario bastante soez, algo que resulta chocante si hablamos de un artista tan escrupuloso con las letras de sus canciones. Las nuevas tecnologías, las relaciones personales, la Roja…hubo tiempo para todo menos para acordarse de la muerte de Nelson Mandela. Si es que “Spain is different”.

Por fortuna, Moisés y los suyos volverían a hacer acto de presencia para brindarnos los mejores minutos del show con “Un Día En Suburbia”, “Amor Libre”, “Ser O No Ser”, “Nada Ni Nadie” (piano y MC a solas), “Me Llaman” (un nuevo tema que formará parte de su próximo disco Los Viajes Inmóviles). Nach también fue participe de ello aunque nos gustaría haber podido preguntarle porqué no realizó todo el repertorio acompañado por la banda y se limitó a ofrecer casi el mismo espectáculo de siempre. Si apuestas por un formato novedoso, atractivo y mucho más musical hazlo con todas las de ley.

El final aún no estaba escrito. Nach, orgulloso de “ser un viejuno y de su barriga” (palabras textuales del alicantino), se quitó la camiseta para dejar constancia de la “buena vida” que lleva. Así, con este grato recuerdo, nos marchamos de la Riviera reflexionando si algunas “vacas sagradas” del rap español están dejando de ser un espejo en el que mirarse y convirtiéndose en un mero chiste. Ojalá nos estemos equivocando.