Su característica voz ha formado parte de canciones tan conocidas como el “Not Givin In” de Rudimental. Alex Clare es de esos cantantes que consiguen removerte por dentro y hacer aflorar las emociones. Lo hizo hace tres años con el aclamado The Lateness of the Hour (2011) y vuelve a hacerlo con un segundo disco igual de intimista y personal, Three Hearts. Padre primerizo, el hombre de barba pelirroja, gorra de pana y mirada impasible es pura sensibilidad. Clare se deja el alma en cada una de sus composiciones y eso se nota.

 

UMOmag.com: Mismo look e imagen que en tu álbum debut, ¿crees que es importante marcar una pauta de estilo?

Alex Clare: Creo que mi aspecto, mi look, nada tiene que ver con la música. No me siento en absoluto atrapado en el materialismo de la industria musical, me limito a hacer música. Por eso es que siempre visto del mismo modo y no se trata realmente de un look, ¡es solo mi ropa! (Risas).

UMOmag: A pesar de la buena recepción de tu primer disco, The Lateness of the Hour, no has querido precipitarte y Three Hearts llega casi tres años después. ¿Mejor buenas dosis en periodos de tiempo más largos que malas y en periodos más cortos?

AC: Si te digo la verdad, no ha sido una ausencia tan larga. Estuve dos años de gira, desde la publicación de The Lateness of The Hour hasta que volví al estudio para grabar Three Hearts. Cuando grabas un disco haces una gira para promocionarlo y afortunadamente, mi primer álbum tuvo bastante éxito en todo el mundo. Comenzamos a grabar el segundo trabajo en Septiembre del año pasado y el proceso terminó en Abril de este año; he trabajado muy duro, estando de gira tanto tiempo y luego dedicado a la grabación.

UMOmag: No has dado muchos titulares en estos últimos tiempos y solamente te hemos visto en alguna colaboración puntual (Sub Focus). ¿Eres bastante escéptico en este aspecto, tienes que tener muy claro con quién colaboras?

AC: Si alguien me lo pregunta, lo tomo como un halago. No se trata de quién es el artista sino de si la colaboración tiene sentido; siempre que la música sea buena, me siento satisfecho. No me interesan las tendencias ni quién triunfa este mes porque el mes que viene será alguien distinto. Si la canción es buena y el artista me gusta, colaboro con él.

UMOmag: Recurriendo al título del álbum, ¿para qué te gustaría tener tres corazones? ¿Cuándo se rompe una vez hay más probabilidades de que se rompa de nuevo?

AC: Sí, es increíble tener tres corazones… (Sonríe). El título surgió cuando mi mujer se quedó embarazada, fuimos al médico y escuchamos ese corazón adicional. El latido de mi mujer era uno, el mío era el número dos y el tercero fue el del bebé. Un momento increíble.

En este álbum no se habla de corazones rotos sino del amor. Se trata de la unificación, de la unión de los corazones, no de su ruptura. En este trabajo he intentado presentar la cara positiva.

UMOmag: El disco los has grabado en Londres y Los Ángeles junto a reconocidos productores como Dan Wilson, Steve Booker or Ben Hudson. ¿Qué te han aportado las dos ciudades, además del evidente cambio de climatología?

AC: Sin duda. Londres es bastante frío y lluvioso mientras que Los Angeles es seco y soleado. El ambiente es diferente. Cuando empecé a trabajar en LA todavía estaba de gira por Norteamérica, me acababa de casar y mi mujer estaba embarazada; grabé “Three Hearts”, “Sparks” y “Heavy Hands” en la ciudad. Puede que esos temas recojan un poco el ambiente angelino; además fue un período bastante feliz para mí.

UMOmag: Piano y guitarra son los dos instrumentos con más peso dentro del disco, presentes en casi todas las canciones y piezas clave en algunas de ellas (“Three Hearts”, “Sparks”, “So Deep”). ¿Son estos dos instrumentos los que mejor conviven?

AC: Para este álbum compuse la mayoría del material en piano y guitarra. En mi disco anterior había muchos sintetizadores y en este nuevo trabajo quería un sonido más orgánico, y en vez de usar sintetizadores opté por instrumentos reales.

UMOmag: En varias pistas como “Holding On” o “Never Let You Go” te aferras a dejar marchar a esa persona amada. ¿Eres de los que lucha hasta el final en una relación, aunque todo esté perdido?

AC: Si es amor de verdad, no tienes por qué pelearte con él. Peleas por la otra persona pero no vas contra ella. De eso se trata el amor real, es algo incondicional; si una relación es una pelea y una lucha continuas puede que se trate más de una mera situación que de un amor de verdad.

UMOmag: La música británica atraviesa uno de sus mejores momentos y tú eres participe de ello. ¿Ves el futuro igual de prometedor que el presente?

AC: Hay que ser optimista. Espero que el futuro siga siendo así de brillante o incluso mejor. Y si no es así no pasa nada, he tenido momentos muy buenos. Pero soy optimista.

UMOmag: Has elegido un tema clásico del rock inglés como “Addicted To Love” de Robert Palmer (popularizado por aquella mítica escena de Tom Cruise en la película ‘Cocktail’), para hacerlo tuyo. ¿Por qué te has decantado por este tema, siendo éste el último corte del LP?

AC: Robert Palmer es un poco cursi pero era un compositor impresionante. Su música era muy buena, creaba unas canciones pop redondas; y ese tema está en el subconsciente de todo el mundo. En el último disco hicimos una versión de “When Doves Cry” de Prince y para seguir en esa línea ochentera, ahora hemos optado por Robert Palmer (Risas).