UMOmag: Viviste en primera persona y en Los Ángeles la explosión, desarrollo y caída del G-Funk. ¿Cuál crees que fue el factor determinante para que se acabara aquel dominio del sonido West? ¿Fue un problema de agotamiento creativo o un simple cambio de tendencia en la industria?

DF: Creo que fue por el tema que trataba. Llegó un momento en que era demasiado. La gente necesitaba cambiar su sonido, y cuando Dre se apartó de él, la gente le siguió. Además, la radio también le dio la espalda a ese sonido. Pero en cierto modo no ha muerto, como cierto tipo de funk nunca morirá… Yo no diría que se trató de una decadencia como tal, sino de que el público también buscaba escuchar otras cosas; la música del sur entró en escena con un sonido perfecto para las strippers y el sonido cambió hacia algo dominado por los bombos y bajos de (Roland TR) 808. Era una música más de tonos que de acordes; el funk se compone de acordes y melodía y la música en ese momento se hizo más dura. Hoy, la gente ya ha tenido bastante con la música dura y quiere volver a la musicalidad.

UMOmag: Hablando de G-Funk, en este 2013 se han cumplido dos años del fallecimiento de un mito de la escena de L.A. como Nate Dogg. ¿Cómo valoras su aportación al género?

DF: Su contribución ha sido estupenda y creo que así se le ha reconocido. Nate Dogg siempre será recordado; fue un pionero del tipo de estribillos que nos gusta escuchar y es uno de los pilares del sonido g-funk.

UMOmag: Siempre que se ven fotos de tu estudio llama la atención un llamativo cuadro con un póster de Prince. ¿Es quizás el artista que más te ha marcado musicalmente?

DF: (Risas). Sí, sobre todo en el comienzo de su carrera. Pero también el modo en que ha sobrevivido. Es una gran influencia para mí y admiro el modo en que ha sido capaz de navegar entre toda la basura. Sigue siendo un pionero que nunca se ha traicionado a si mismo y me gusta seguir el modelo de artistas de éxito como él. A muchos les gusta celebrar y acordarse de quienes han muerto, pero en mi caso prefiero hacerlo con los supervivientes. Prince es uno de ellos, uno de los artistas que más respeto, junto a Junie Morrison, James Mtume, George Clinton, Steve Washington, Steve Arrington o incluso Snoop Dogg. Son supervivientes, gente que me ha influenciado de verdad. Y quizá Prince esté a la cabeza de esa cadena.

UMOmag: Hace tiempo en tus redes sociales nos sorprendió que reivindicases la música de un artista italiano como Mike Francis, muy poco conocido en EE.UU. Sabemos que eres un gran aficionado al funk italiano y europeo. ¿Cómo ha influido éste Funk en tu música?

DF: La ha influenciado mucho, en especial con grupos como Change y los músicos de la formación, aunque sus vocalistas eran de Nueva York. También Firefly o los lanzamientos de Good Time Records son cosas que me interesaban mucho… Cuando era un niño, mi madre iba a clubs y a veces compraba un maxi de Firefly o de artistas de Emergency Records. Me identificaba mucho con ese tipo de sonido y esa es la diferencia que hay entre otros amantes del funk y yo; siempre he investigado otros estilos de música, sin escuchar el mismo tipo de funk una y otra vez. Hay muchos estilos de funk y a mí me atrae el melódico, el que es bonito; no me interesa demasiado todo ese rollo lleno de bongós y percusión, me gusta mucho más el funk lleno de acordes y melodías, como por ejemplo el de Mike Francis. Me gusta esa música que es bonita, que te permite relajarte pero que al mismo tiempo es dura.

UMOmag: Alguna vez has declarado que te “aburre” el R&B. ¿Qué es lo que tiene el Funk que la falta al R&B?

DF: Es una música más atrevida, que posibilita decir más cosas. En el R&B puedes decir muchas cosas, y hoy en día se habla mucho de las crews y tal… Para mí, el R&B suena desfasado. Cuando la gente dice Rhythm & Blues creo que es un mero sello porque no veo el “blues” por ninguna parte. No me gusta asociarme con ese género concreto; el R&B está bien y me gusta, y mi música incluye elementos R&B… En mi humilde opinión, “I Wanna Thank You (For Steppin’ Into My Life)” es comparable al R&B que existe ahí afuera, pero si hablamos de lo que representa mi alma y corazón no me considero un artista de R&B, soy un músico de funk, una persona creativa desde ese ángulo. Y sí, me adentro en otros estilos pero siempre desde ese lugar.

UMOmag: Sellos como Soulection, artistas como Ty Dolla $ign o el productor DJ Mustard…la escena angelina continúa ofreciendo mucha música y variedad de estilos. ¿Qué nos recomendarías de lo que está pasando por allí ahora mismo y que quizás en España nos estemos perdiendo?

DF: Muchas de las compañías que mencionas están haciendo cosas interesantes. Además, tienes que escuchar lo que edita el sello Omega Supreme de Portland o Peoples Potential Unlimited. Si hablamos de Los Ángeles, fijaos en MoFunk Records. Lo bueno del modern funk es que se trata de un mundo joven, en crecimiento, que tiene sitio para más sellos, artistas o blogs. Hay muchos artistas nuevos que necesitan ayuda, como Reggie B, Turquoise Summers, XL Middleton, Moon B… Están esperando una oportunidad y espero que casos como el mío, al trabajar con un veterano como Snoop, ayuden a que la gente busque nuevos talentos del funk.

UMOmag: Ahora que se cumplen 20 años de la publicación de uno de los clásicos del rap californiano, Doggystyle de Snoop Dogg. ¿Cómo viviste aquel momento? Era el año 1993…

DF: Lo recuerdo como un período estupendo para la música. Soy de Pasadena y me acuerdo de escucharlo con mucho interés; Dre ya había lanzado The Chronic y Snoop estaba en el álbum, ahora esperábamos su disco en solitario. Tenía un sonido funk novedoso pero que a la vez resultaba clásico: te recordaba a Slave, One Way… Dre hizo un gran trabajo produciendo el álbum junto a Daz y con la colaboración de otros artistas. Fue el resultado de un gran colectivo de talentos; Snoop estaba hambriento y eso se escucha en sus raps. Se trata de un clásico que representa el sonido del sur de California… Por primera vez teníamos la oportunidad de ver a alguien que hablaba, caminaba, sonaba y tenía el mismo aspecto que nosotros. Fue una época increíble.

UMOmag: Después de este 7 Days of Funk estamos seguros que ya estarás tramando nuevos proyectos. ¿Qué podemos esperar de ti en 2014? ¿Haréis gira conjunta Snoop y tú?

DF: Estoy desarrollando mi propio sello y también lanzaré el primer álbum oficial en Stones Throw desde Toeachizown. También haré remezclas y colaboraciones, y me encargo de un club cada semana en Culver City, Funkmosphere. Además haré alguna gira, intentaré ayudar a otros artistas y compartiré mi música con la gente en todo el mundo.

Estoy seguro de que actuaremos en varios sitios pero por ahora no hay una gira confirmada. Sería divertido porque nos llevamos muy bien y tenemos unos músicos muy buenos, 1500 Or Nothing, que tocaron con nosotros en el programa de Jimmy Kimmel. Pero tenemos que esperar, porque ambos trabajamos en nuestros nuevos discos en solitario.

 

Traducción: Dirk Diggler