Deseado por muchos aficionados al género desde hace años, el encuentro musical entre DâM-FunK y Snoop Dogg (Snoopzilla) es, en este final de 2013, por fin un hecho. 7 Days Of Funk es el nombre escogido para bautizar el esperado proyecto conjunto de dos tipos cuyos caminos parecían destinados a cruzarse algún día. Una apuesta por las melodías y el funk en pleno siglo XXI, que el talento de Damon “Dâm-Funk” Riddick ha logrado llevar mucho más allá del mero revival. Quién mejor que él mismo, padre musical de la criatura, para explicarnos todos los detalles de uno de los trabajos más esperados de este final de 2013.

 

UMOmag.com: Después de su disco de Reggae (Reincarnated), sorprende que Snoop se lance contigo ahora a un disco en clave Funk. ¿De quién partió la idea de este proyecto? ¿Estuvo claro desde el principio que Stones Throw iba a ser el sello del disco?

Dam-Funk: Fue idea de los dos, de forma conjunta. Comenzamos a relacionarnos, a salir juntos, cada uno vimos las actuaciones del otro… Un día vino a mi casa y trabajamos en una canción y el resultado fue tan rotundo que decidimos hacer un disco completo. De ahí surgió la idea de grabar el EP, y hasta ahora.

No, teníamos varias ideas y las fuimos grabando, pero no sabíamos dónde las llevaríamos. Varios sellos se interesaron en el proyecto, pero creo que Stones Throw fue una gran opción porque se dirige a un público global más underground; es lo que buscábamos.

UMOmag: Hace un tiempo cantabas “I dont wanna be a star” y ahora estás en la MTV tocando con Snoop… ¿Cómo fue la experiencia de actuar en los “MTV EMA 2013”? ¿Qué tal llevas la mayor exposición que ha generado todo este proyecto?

DF: (Risas). No creo que todavía sea una estrella. La experiencia fue la bomba porque Snoop es una persona estupenda, muy humilde y con quien se trabaja muy bien. Para mí era como cantar con un amigo. Aún me estoy acostumbrando a todas esas luces y cámaras, pero para mí lo importante sigue siendo la música.

Es genial. La misión principal es hacer llegar esta música al mayor número de gente posible, y hacerlo a través de un artista tan sólido como Snoop, que es un funkster de verdad, lo hace mucho más atractivo que trabajar con alguien que no está interesado en el funk y sólo quiere hacerse popular o ganar credibilidad en la calle. Estoy muy agradecido por la notoriedad recibida con el proyecto. Snoop me ha confesado que me sigue desde hace tiempo, y es algo que repito a otros artistas y músicos: nunca sabes quién te está siguiendo; hay que continuar haciendo música y desarrollar tu sonido en vez de copiar lo que hace todo el mundo, ya que en algún momento los oídos adecuados se fijarán en tu trabajo y te prestarán la ayuda que necesitas.

UMOmag: Aunque sigue sonando a puro Dam-Funk, la presencia de Snoop ha hecho que muchos hablen de que lo has llevado de vuelta a sus orígenes G-Funk. ¿Cuál dirías que es la diferencia entre el G-Funk y el sonido Modern Funk que a ti te caracteriza?

DF: El g-funk es anterior al modern funk. Creo que la combinación de ambos genera un sonido interesante. El g-funk apareció a principios de los 90, influenciado por el p-funk, y el modern funk tiene influencias p-funk, g-funk y otras muchas como italo funk o european funk. El otro día hablaba con alguien y le dije que el hecho de que Snoop grabase para Stones Throw es como si Prince hubiese grabado en su día para Prelude Records. Es una experiencia diferente, donde ambos tenemos más libertad de lo habitual y eso se refleja en el proyecto; nos gusta trabajar juntos y eso se nota.

UMOmag: A diferencia de tus anteriores proyectos, 7 Days of Funk tiene como protagonista vocal principal a un MC. ¿Ha cambiado en algo la manera de enfocar la producción de los temas por el hecho de incluir más rap que de costumbre?

DF: No. Snoop respeta lo que yo busco y viceversa. Como te he comentado, hemos trabajado muy bien en conjunto. Hemos probado diferentes fórmulas y contado con la presencia de vocalistas invitados como Val Young, que trabajó con Rick James o 2Pac en “To Live & Die In L.A.”. Bootsy Collins también está en el disco… Hemos intentado mezclar lo más posible y conseguir una producción completa en vez de limitarnos a dejarla tal cual e incluir a gente porque sí. Pero al final Snoop se ha encargado de la mayoría de las voces y yo de toda la música; hemos trabajado al 50% aunque podríamos decir que se trata de mi producción. Snoop ha sido muy generoso al respecto, diciendo en todo momento a la gente quién ha producido el álbum; le estoy muy agradecido.

UMOmag: Sueles decir que Steve Arrington es una de esas colaboraciones soñadas que has podido ver hacerse realidad. En 7 Days of Funk vuelve a tener hueco en uno de los tracks. ¿Hay algún otro artista de Funk clásico al que te gustaría llevar a tu terreno musical?

DF: Junie Morrison. La verdad es que siempre miro al frente y también me gustaría trabajar con artistas de otros géneros musicales, como Prefab Sprout o Todd Rungren… Y también con los miembros originales del grupo Change, que tocaban los teclados, o el mismo Jimmy Jam… Aunque estoy más centrado en trabajar con artistas del momento, no quiero que se me encasille y que parezca que sólo trabajo con gente de la vieja escuela. Aún no he contado toda mi historia, he tenido mucha paciencia y espero que el público sepa apreciar todo lo que puedo dar de si en mis próximos proyectos. Por ahora, estoy muy feliz con 7 Days of Funk y muy agradecido a todos los que han participado en el proyecto, desde Stones Throw que han realizado un estupendo trabajo a Snoop, cuya ética de trabajo es increíble; es además un gran tipo, ese hermano que nunca tuve.

UMOmag: En los medios se habla de un regreso de un supuesto funk a la industria este año en base al éxito de los temas de Pharrell Williams con Daft Punk o Robin Thicke. Para alguien que lleva siendo bandera del funk moderno desde hace años ¿Qué te parecen estos temas? ¿Crees su éxito puede favorecer la recepción de un proyecto como 7 Days of Funk?

DF: Están bien. Se dirigen a la gente que sale a pasar un buen rato. Pero existen muchas más capas en el funk que debemos dar a conocer al mundo… No trato de estar de risas todo el tiempo: el funk tiene muchas caras y es algo serio. Lo considero una sonrisa con lágrimas; es una música que da para mucho más que salir, tomarte unas copas y pasar un buen rato. Esa música que se hace ahora es sólo un arañazo en la superficie; a todos los que has mencionado les deseo lo mejor, pero el funk es mucho más. Me gustaría que se conociesen más aspectos de la música, aunque creo que ocurrirá pronto porque hay muchos nuevos artistas que están perfeccionando su estilo día a día. Todo el fenómeno Daft Punk ha hecho que mucha gente abra los ojos y se dé cuenta de que hay otros estilos musicales, que tienen mucho groove, mucho que aportar. Pero, como ya he comentado, sólo se trata de un arañazo en la superficie, hay muchos artistas nuevos que triunfarán en el futuro que hacen funk, soul y disco de verdad.

Creo que sí. Como ya he dicho, cuando DP tuvo ese éxito hubo una gran repercusión mediática. Hizo que mucha gente revisase cierta música, aunque quizá más en un plano disco… El funk es el territorio más lejano, porque el disco pasó de moda hace tiempo, la música de club ha explotado su fórmula de 4/4 hasta la saciedad. Pero el énfasis en el 1 y 3 es otra historia (hace beatbox imitando el ritmo…), muestra cómo afrontamos el ritmo de un modo distinto en las diferentes zonas de la vida urbana: no todo es disco, hay otras formas que tienen más alma. De nuevo, me parece muy bien todo lo que Daft Punk ha aportado, sobre todo a la música dance, pero si hablamos de funk hay mucho camino por recorrer. Tenemos que conseguir que el mundo se abra a nuestra música.