UMOmag: Hemos podido observar que en tus propuestas siempre vas un poco a contracorriente, porque siempre cuando las tendencias van por un lado a ti te gusta ir por tu lado. Por ejemplo, de un tiempo a esta parte hay un revival del Soul y, sin embargo, tú no has querido hace un disco al uso, sino que, incidiendo, de nuevo en la libertad, has querido tener esa carta blanca para hacer lo que te da la gana y eso ha sido tu santo y seña, por decirlo de alguna manera.

FR: Yo creo que Flaviolous es un disco que, aunque me pilló con 26 años, lo considero un disco casi de adolescente, de haber cogido las influencias de las canciones que siempre me habría gustado hacer y plasmarlas todas. Ahí probablemente no fui a contracorriente, ahí hice lo que me gustaba, era una forma de sacarme muchas espinas que tenía y hacer muchas canciones que me apetecía hacer.

Eléctrico simplemente fue el momento en el que me entró escuchar 80’s, 90’s, etc…y en este caso, en ese momento había una tendencia de recuperar el Soul sesentero y también al escuchar este disco pudo pensar que había hecho algo más Dance incluso, House o Dance, o más como hacen otros cantantes de mi rollo. Pero yo baso los discos que hago en mi vida personal, en mi momento personal.

No estuve tentado de seguir la tendencia, la senda de, por ejemplo, del Usher de los últimos tiempos, si se me presenta la opción de hacer un tema Dance o House, si me apetece lo voy a hacer, pero un disco entero no, no me apetece, no estoy viviendo ese momento en mi vida actualmente.

Ahora estoy viviendo un momento más denso, más “oscuro”, también tengo otras inquietudes ahora y no me parecía interesante hacer un disco Dance, tenía más ganas de hacer una música más interesante, un poco más que se corresponda con lo que yo escucho todos los días.

UMOmag: Es curioso cómo un disco llamado EGO tiene bastantes colaboraciones. ¿Todo eso fue de manera premeditada o improvisada?

FR: Antes de empezar el disco tenía pensado hacer muchas más colaboraciones que las que han salido, aunque luego el color del disco es muy especial, entiendo que no es para todo el mundo y que, por ejemplo, me hubiera gustado hacer un tema con Wase, y no lo pude hacer finalmente porque no he hecho ningún tema que se pueda adaptar a él, porque me habría encantado. Los que están en el disco creo que son los que siempre han estado a mi lado, excepto Mucho, que también ha estado a mi lado, siendo yo fan de él. Y a MC Melodee la conocí este último año y me encanta su rollo, nos llevamos muy bien y me fascinaba la idea de que estuviera en el álbum. El que se llame EGO el disco y que tenga muchas colaboraciones sí que tiene que ver porque cuando hablo de este concepto no me refiero a que tenga “ego”, sino hablo de recuperar el ego, y qué mejor manera de recuperarlo que rodeándote de la gente que admiras y quieres.

UMOmag: En los discos siempre ha habido un dardo envenenado a alguien. No quiero entrar en el amarillismo, pero ¿Tiene en este caso textos dirigidos?

FR: Siempre, soy fiel a mi forma de escribir, siempre hablo de mi vida, mucha gente se reconocerá, pero tampoco creo que sea un disco con mucha carga de odio. Flaviolous igual tenía canciones más “agresivas” contra personas que habían pasado por mi vida, por situaciones que había vivido, pero en este caso no creo que señale mucho con el dedo ni que culpe a gente ni nada, es mucho más íntimo, más personal, de sensaciones que vives: echar de menos, sentirte solo, ganas de liberarte de una relaciónque te ahoga… Creo que es mucho de hablar de cosas que piensas, más que de cosas que explicas…

UMOmag: ¿Cómo ha sido lo de trabajar con Mucho y quitarte la espina y que te haga un videoclip tan potente la gente de Trece Lágrimas?

FR: Trece Lágrimas son casi familia para mí, son parte de mi familia en Madrid y de toda la gente que quiero y admiro allí. Siempre me han hecho fotografías y ahora están empezando fuerte con el vídeo y aparte de la gente con la gente que siempre trabajo, Press Rec o Dime, tenía muchas granas de trabajar con ellos, y sé que Selector es muy fan de Mucho. Y lo vi casi como un regalo para hacerle un vídeo a Marcos.

Trabajar con Oliver (Mucho) ha sido un sueño hecho realidad, oír en una canción a Mucho decir mi nombre para mí es un orgasmo y encima en mi propio disco. De hecho, en la canción sólo canto el estribillo porque mi admiración para él es muy grande y tenerle a él cantando en un track de mi disco es espectacular.

UMOmag: ¿Cuál es el calendario que se avecina para la presentación de EGO?

FR: Todo lo que son conciertos no tengo de momento ni idea. Haremos una formación con Quiroga y dos o tres músicos más, pero realmente no tengo idea de nada más. Lo que está claro es que las grandes capitales las voy a hacer sí o sí. Y luego a nivel de contratación iremos viendo si hay Festivales, pero me lo quiero tomar con calma, no me quiero estresar ni plantearme números de bolos que quiero tener. Quiero que fluya y quiero que, ante todo, la gente escuche mi álbum.