Todavía en proceso de recuperación de una aparatosa fractura de tobillo, el saxofonista Kamasi Washington guarda reposo en su casa de Los Ángeles (California) con la mirada puesta en tour que le llevará, esta primavera y gran parte del verano, a actuar en algunos de los festivales internacionales más importantes del mundo. Convencido de que haber formado parte de la grabación del álbum Pimp to Butterfly de Kendrick Lamar ha sido una de las experiencias más enriquecedoras de su carrera, el músico californiano de 35 años ha aprendido -y tocado- con los mejores y eso se nota a la hora de crear su música; por algo su última referencia editada se llama The Epic (2015, Brainfeeder).

 

UMOMAG.com: ¿Qué tal llevas la lesión del tobillo? ¿Ya está de nuevo todo en su sitio?

Kamasi Washington: No va mal, aunque tuve una pequeña recaída hace un par de meses. Ya me han quitado la escayola y estoy empezando a recuperar el movimiento. Todo bien…

UMOMAG: A mediados de marzo comienzas la gira. Vas a estar en el Blue Note Hawaii, Coachella, Boonaroo, Primavera Sound… ¿Cómo planteas los directos en festivales a diferencia de los de sala? Como músico, ¿prefieres lo primero o lo segundo?

KW: La mayor diferencia es que en los festivales hay restricciones de tiempo. Si tocas en un club, el tiempo es más flexible y podemos alargarnos algo más… (Sonríe). En un festival no hay tanta cabida para la improvisación, pero es muy divertido tocar en uno; hay mucha inspiración a tu alrededor, muchas músicas, gran energía y un público más amplio.

Cada uno tiene virtudes y defectos, no sabría decirte cuál prefiero, la verdad. Esta va a ser mi primera gira tocando en grandes festivales y quizá pueda contestarte mejor a esa pregunta cuando esa gira termine. Me gusta mucho tocar en un club pero soy un amante de la música, adoro acudir a festivales y disfrutar de las distintas bandas. Ya veremos…


UMOMAG: Has girado con Herbie Hancock, Lauryn Hill, Flying Lotus, Nas o Snoop Dogg. ¿De cuál de todos ellos has aprendido más cosas?

KW: De cada uno de ellos he aprendido cosas distintas. Con Snoop, por ejemplo, aprendí la importancia de cómo has de tocar, del ritmo, de la colocación de las notas; es tan importante como la elección de las propias notas. Cuando toqué con Lauryn Hill siempre intentábamos llegar a nuevos lugares, ella nos empujaba a experimentar, a lograr nuevas cotas con la música sin repetir dos veces la misma interpretación; en ocasiones, llegamos a cambiar el arreglo justo antes de subir al escenario, fue un poco temerario en cierto modo. Pero ella no tenía miedo a experimentar nuevas fórmulas delante de miles de personas y ese mismo enfoque lo aplico a mi show actual: mis canciones nunca suenan igual. Así intentas capturar el momento en que te encuentras, tratas de llegar a lugares que aún no has explorado musicalmente. Como te digo, es algo que aprendí con Lauryn Hill pero sobre todo con Stanley Clarke: es alguien que siempre pone la música por delante. Una vez toqué con él, se declaró un fuego en el escenario y aún así siguió tocando como si nada… (Risas). Yo estaba un poco asustado pero Stanley tocó uno de los mejores solos de su vida.

UMOMAG: Tu padre es saxofonista así que entendemos que fue él quien te inculcó esa pasión por la música y el jazz en particular, ¿es así?

KW: Sí. Empecé a tocar con tres años y a mi padre le debo mucho, puso en mis manos los distintos instrumentos y me expuso a diferentes tipos de música desde muy pequeño.

MILES DAVIS ES UNO DE LOS PERSONAJES MÁS IMPORTANTES EN LA HISTORIA DE LA MÚSICA. CREO QUE LA PELÍCULA SE DEBERÍA HABER HECHO ANTES

UMOMAG: ¿Estás de acuerdo con nosotros que para adentrarte en el mundo del Jazz tienes que verlo y escucharlo en directo primero, como una especie de capítulo introductorio?

KW: Creo que, en la música en general, obtienes una experiencia más completa al apreciarla en vivo. La música es una actividad colectiva que conecta a la gente, el sonido nos une; la música me ha hecho conectar con gente que no habla el mismo idioma que yo. Al escuchar un disco conectas con un espacio y tiempo que no es el mismo en el que estás en ese momento, pero al escuchar música en vivo el público conecta con el artista porque ambos comparten el mismo espacio temporal.

UMOMAG: Fuiste partícipe en la grabación del aclamado Pimp to Butterfly de Kendrick Lamar. ¿Esperabas algún Grammy más, como el de Mejor Álbum del Año, o los 5 que ha conseguido ya son meritorios?

KW: Pienso que ha sido algo totalmente merecido porque se trata de uno de los álbumes que han definido nuestra generación. Kendrick ha sido muy valiente al grabar ese disco ya que su último trabajo, Good Kid, M.A.A.D City, tuvo mucha repercusión y muchos artistas hubieran optado por continuar por la misma senda que les ha dado tanto éxito. Él ha tenido la integridad y la valentía de hacer algo distinto, algo increíble hoy día. Influye en el modo en que la gente mira a la música, no solo como entretenimiento sino también como arte; empuja a que el público también disfrute de la música a ese nivel.


UMOMAG: Robert Glasper, Thundercat, Ambrose Akinmusare, Terrance Martin o tú sois algunos de los músicos que formasteis parte del proyecto. ¿Cómo fue la llamada de Kendrick y la química entre todos en el estudio? ¿Te imaginabas, cuando lo estabais grabando, que tendría tanta aceptación entre crítica y público?

KW: Fue genial. Kendrick dio a todo el mundo mucho espacio. En cierto modo fue hasta fácil ya que no tenías que restringirte a ti mismo. A veces, cuando haces música para otros tienes que tamizar un poco lo que quieres hacer de verdad, pero Kendrick buscaba para su música la versión completa de lo que somos. Fue muy divertido.

La verdad, no lo sabía. Al trabajar en un álbum, muchas veces grabas cosas y cuando sale el disco a la calle se pierden algunos de tus mejores momentos. Pero no fue así en el proyecto de Kendrick y eso me hizo feliz. Al grabarlo sí pensé que sería un álbum extraordinario con el potencial para llegar donde ha llegado: un disco histórico que definiría nuestra generación. Lo escuché antes de salir al mercado y me dije: “si nadie lo estropea, puede ser algo histórico”.

UMOMAG: ¿En qué medida os ha beneficiado el éxito de Kendrick en vuestras respectivas carreras musicales? ¿Te suena con mayor frecuencia el teléfono?

KW: He visto que la música de Kendrick ha abierto la mente de mucha gente para llevar la expresión musical a nuevas cotas. A nivel personal me ha abierto muchas puertas, pero creo que lo ha hecho para la música en general. También ha abierto la mente del público.