Ser telonero de la gira mundial de una diva como Beyoncé está al alcance de muy pocos. Luke James es de esos talentos que aparecen de cuando en cuando, con una capacidad innata para transmitir a través de su música. El Soul y R&B son sus señas de identidad aunque no quiere que se le etiquete, “sólo quiero hacer buena música”. Los 30 le han sentado de maravilla: primer disco en la calle y nueva conquista de la cantante británica Jessie J. Con el corazón ocupado y ganas de seguir aprendiendo, LJ brilla con luz propia.

 

UMOmag.com: La primera vez que supimos de tu existencia fue a mediados de la década de los 2000, cuando formaste el dúo Luke & Q junto a Quinten Spears. Recordamos aquello balada “My Turn”. Vuestro álbum nunca llegó a ver la luz y, hace dos años, volvíamos a saber de ti gracias a “I Want You”. ¿Cómo visite toda aquella etapa de transición y cambios?

LJ: ¡Vaya, tío! Hablas del comienzo de mi carrera, un período en el que aún me estaba conociendo a mí mismo como artista, incluso el propio hecho de estar en un dúo con mi hermano Q… Supongo que el período que va desde Luke & Q hasta Luke James lo pasé componiendo canciones para otros artistas a la vez que me desarrollaba como artista, probando diferentes fórmulas y estilos musicales y trabajando con distintos productores hasta dar con mi voz, con mi identidad como artista. Ha pasado mucho tiempo, pero creo que toda esa preparación es necesaria para poder expresarte como artista ante el público.

UMOmag: Si te decimos “A Song For You” de Leon Russell, ¿qué es lo primero que se te viene a a la cabeza?

LJ: Donny Hathaway, una de mis voces favoritas en la música. Escuché esa canción cuando yo era un chaval, con 12 años más o menos; alguien la cantaba en Amateur Night de Showtime At The Apollo y la forma en que movió al público con su interpretación me hizo pensar que eso era lo que yo quería hacer. Nunca antes había escuchado esa canción pero conecté con ella en ese momento: quería dedicarme a la música e impactar en la audiencia como ese cantante lo había hecho. Pero no solo como cantante, sino también como compositor y creador.

UMOmag: ¿Cuándo y cómo se cruza en tu camino la figura del productor Nathaniel “Danjahandz” Hills? ¿Ha sido él uno de grandes valedores en estas nueva etapa como solista?

LJ: Conocí a Danja a través de su socia Marcella Araica, una ingeniera de sonido y mezclas que suele trabajar con él. A ella la conocí cuando trabajé con Keri Hilson, Danja vino al estudio y así fue nuestro primer encuentro. En un principio nos hicimos amigos y pensamos en hacer cosas juntos; vi en él a alguien capaz de ayudarme a crear mi sonido como Luke James, además de ser un oído externo aparte del mío. Le respeto mucho como músico y creador, es una persona muy abierta y me gusta estar asociado a alguien que piense así.

UMOmag: Tu mánager, el coreógrafo Frank Gatson, es el director creativo de Beyoncé así que imaginamos que fue una de las razones por las que fuiste su telonero en la gira “The Mrs. Carter Show World Tour”. ¿Cómo recuerdas la experiencia? ¿Qué aprendiste viéndola actuar?

LJ: He aprendido sobre la persistencia, la honestidad y el trabajo duro. Incluso si no tienes un buen día, hay que salir al escenario a ofrecer un buen show porque el público ha pagado para verte. Y además tienes que hacer buena música, que mueva a la gente. Ella es muy buena en eso, ha creado su propia línea y es algo que admiro mucho. Es una estrella, he aprendido mucho de ella.

UMOmag: Con todas esa imagen de “nuevo sex symbol afroamericano” que se ha creado entorno a tu figura, ¿has tenido que “bailar en la oscuridad” muchas veces, como dices en una de tus canciones?

LJ: (Se ríe). Sin duda. He susurrado en la oscuridad muchas veces, es parte de un proceso de aprendizaje. Y si la gente me ve como un sex symbol, me siento agradecido aunque me parece un poco extraño porque yo no me veo así, sino simplemente como Luke. Pero si la gente me presta atención, me siento agradecido por ello.

UMOmag: El falsetto es una de tus principales bazas. ¿Cómo cuidas la voz? ¿Realizas ejercicios diarios para fortalecer las cuerdas vocales?

LJ: Sí, hago ejercicios a diario. Una parte de mis ejercicios es no decir una palabra, cerrar la p–a boca… (Risas). Estar callado es a veces mejor que cualquier otra cosa, porque tus cuerdas vocales descansan. No bebo más que de modo ocasional, ya no fumo (sonríe)… Soy un artista que quiero estar en activo durante varias generaciones y para eso debo preservar mi instrumento de trabajo: la voz. Cuidarla es una de las cosas más importantes para mí.

UMOmag: Posiblemente la canción más emotiva y cruda a la vez sea “Exit Wounds”, solo ante el piano y en el que describes una relación turbia. ¿Es más duro dejar a alguien o que te dejen? ¿Has experimentado ambas cosas?

LJ: La canción habla más de alguien que me abandonó a mí. Pero nuestra relación era disfuncional, esa persona no me respetaba, así que al final fue para bien. Se trata de una canción sobre tener el corazón roto. La forma en que creamos la canción cubre los dos sentimientos que se dan en una ruptura: el primero es la parte poética, el desear que esa persona encuentre a alguien y sea feliz aunque yo esté triste, y el segundo es estar solo y triste, pensando que por ti se puede morir la otra persona… La canción ofrece ambos mundos: un punto de vista romántico pero a la vez honesto, real y crudo.

UMOmag: Llaman la atención los interludios “Don’t Do It” y “Timex”, los cuales se convierten en improvisadas acapellas rememorando los tiempos de formaciones como Take 6. ¿Fue algo que surgió de manera improvisada durante la grabación del álbum?

LJ: Sí. Grabar acapella es algo que surge de modo natural. Cuando estoy en el estudio no siempre necesito música que me mueva o inspire; si tengo algo en mi cabeza solo tengo que crearlo, usar mi voz. Don’t Do It está grabada solo con mi voz y Timex también, aunque Danja añadió un poco de música al final de ésta. De hecho, en Timex toco la armónica por primera vez; fue algo que ocurrió de modo espontáneo, y creo que funcionó bien. Eso te demuestra que si hay sentimientos los resultados serán buenos casi siempre.

UMOmag: Rompes la dinámica del disco en el corte 12, con “Expose”, donde exhibes que también saber cómo hacer bailar. Teniendo como referente a Frank Gatson, ¿te veremos en un futuro con números musicales de coreografía, ya sea en videoclips o en los directos?

LJ: Por supuesto. Estoy creciendo. Este álbum no es más que el preludio y la portada del libro de Luke James. Es para que la gente me conozca y sepa qué tipo de música hago pero que tengo espacio para crear. Incluir ese tema es un indicativo de que no todo van a ser baladas con sentimiento sino también música que mueva a la gente. Quiero que el público sienta lo que yo siento, sin pensarlo demasiado sino fijándome más en los sentimientos, expresándome y expresando mi arte.