Le vimos “nacer” a nivel profesional cuando su single debut “All I Want Is You” comenzó a sonar en las emisoras norteamericanas. Sabíamos que reunía las condiciones para ser uno de los nuevos referentes del R&B/Pop americano, y no nos equivocamos. A sus 27 años, Miguel Pimentel está en boca de todo el mundo. Aprovechamos un frenético viaje al Aeropuerto Internacional de Los Ángeles para charlar con él. La sonrisa en su rostro delata su nuevo estatus. Tampoco oculta sus raíces latinas.

 

UMOmag.com: Nuestro primer encuentro fue en el edificio de Sony Music, en Nueva York. Era mayo de 2010. Escuchamos tu álbum sampler que incluía “Sure Thing” y “Quickie”, y acudimos a tu presentación oficial en el Santos Party House. Ahora, tres años después de aquello, atraviesas el mejor momento de tu carrera. Artista invitado en la gira de Alicia Keys, has trabajado con Beyoncé, tienes un Grammy en la estantería… ¿Cómo llevas todo esto? Cuando todo el mundo siente devoción por lo que haces y quiere trabajar contigo. ¿Sigues siendo el mismo chico que conocimos?

Miguel: ¡Hace mucho tiempo de eso!

Supongo que sí. Es un sentimiento increíble, ¿sabes? Cuando la gente empieza a contar contigo y te hace partícipe de sus proyectos; lo aprecio de verdad. Si amas algo e intentas hacer que funcione, es muy gratificante comprobar que la gente lo respeta, y además he descubierto mucha música interesante en el camino. No sé… Me siento muy afortunado por todo ello e intento centrarme en la música, es lo que importa de verdad.

UMOmag: En tan sólo unos días comienzas la gira mundial “Set the World On Fire” de Alicia Keys. Debe de ser una locura ser telonero del tour de una artista tan reconocida como AK, ¿cierto? Con que la que ya has trabajado por otra parte.

M: Sí. Creo que va a ser muy divertido. Tengo muchas ganas. Espero que vayamos a tocar a España.

UMOmag: Recientemente entrevistamos a Charlie Wilson. Le preguntamos acerca de las nuevas generaciones de artistas de R&B. Nos dijo: “Miguel es el nuevo Jackie Wilson”. ¿Qué se siente cuando a uno le comparan con las grandes leyendas del soul?

M: ¡Wow! Es todo un cumplido. Jackie Wilson es quizá uno de los artistas más olvidados, pero es uno de los grandes. Era un estupendo cantante y músico… Es un gran piropo; lo agradezco de verdad.

UMOmag: En su día nos dijiste “no soy un artista, soy un ARTIST”. Escuchando tu segundo LP Kaleidoscope Dream nos da la sensación de que lo has logrado, ir un paso más allá. Has crecido musicalmente en una dirección muy buena, pero manteniendo tu esencia musical. ¿Estás de acuerdo con nosotros?

M: ¡Claro! Absolutamente. Creo que la vida va de eso, de evolucionar, de crecer, esperemos que también de madurar (se ríe). Es un álbum más maduro para mí y más relevante en mi vida; está mucho más cerca de mis experiencias. Es un paso más en el crecimiento, y me alegro de que tengas un contexto, una referencia a la que compararlo, ¿sabes? Si escuchas ambos discos, el segundo es algo diferente, se nota que he crecido y aprendido.

UMOmag: Sumergirnos en el mundo de Kaleidoscope Dream ha resultado muy placentero. Es uno de los discos de R&B que más hemos escuchado en los últimos meses. Comenzando con “Adorn”, pensando en “Never Don’t Look Back”, nuestro tema favorito “Do You…”, la explícita y sexual “Pussy Is Mine”… ¿Ha sido la grabación y composición de este disco muy diferente a la de tu primer LP?

M: Sí… Fue muy diferente. En primer lugar, grabé casi todo el álbum en Nueva York y eso le dio un cierto ambiente al disco. Fue algo bastante premeditado. Además, en este álbum me centré mucho en el sonido; me preocupaba por tocar instrumentos, por producir (o co-producir) canciones. Estaba muy metido en la forma en que sonaba la grabación, añadí efectos a mis voces… Era mi propio ingeniero, aunque también lo hice en el primer disco, no sé si lo sabes; pero en esta ocasión me he metido de lleno en el proceso creativo y en el sonido. Y, por supuesto, en componer las canciones al igual que en el primer álbum. El sonido refleja lo que yo quería escuchar y por eso es más personal y se distingue más que el primero.