Canadá se ha puesto de moda en el panorama musical gracias a la irrupción de artistas globales como Drake, Justin Bieber o Melanie Fiona. Mucho antes de que ellos despegaran, otros artistas tuvieron que abrir primero el camino. La cantante de R&B/Soul Tamia fue uno de ellos. A sus 37 años, felizmente casada con el jugador de la NBA Grant Hill, nos habla sobre su nuevo álbum de estudio (el quinto de su discografía) y su experiencia profesional tras más de diez años como artista.

 

UMOmag.com: Lo primero es saber, ¿cómo te sientes por tener un nuevo disco en la calle, Beautiful Surprise?

Tamia: Estoy expectante con ello. Han pasado cinco años desde el último disco. Parece que no ha pasado tanto tiempo, pero la verdad es que sí. Estoy muy excitada con el proyecto; he puesto mi alma y corazón en ello y trabajado con la gente correcta, como Salaam Remi, Claude Kelly, Shep Crawford o The Runners, entre otros. Tengo muchas ganas de compartir mi música con todo el mundo.

UMOmag: ¿Son diferentes siempre las sensaciones con cada lanzamiento?

T: Sí, es una mezcla de excitación, nerviosismo, espera… Son muchas emociones encontradas cuando el producto está listo para ser editado y esperas que a todo el mundo le guste tanto como a ti, porque has trabajado muy duro. La verdad es que estoy muy orgullosa de él.

UMOmag: Comenzaste tu carrera trabajando con gente como Jermaine Dupri en tu single “Imagination” y Quincy Jones, ¿sigues en contacto con ellos?

T: Veo a Quincy de vez en cuando, y siempre que se me necesita para un tributo a su figura, allí estoy. Es una leyenda viviente.

UMOmag: ¿Es posible trabajar en cada álbum con el mismo equipo de productores o eres del tipo de artista al que le gusta trabajar con nuevos beatmakers?

T: Me siento muy afortunada por haber trabajado con estupendos productores durante mi carrera. Y no es que me guste trabajar con productores diferentes, sino más bien importa la química que tengas la gente: vas al estudio, conoces a la gente y comienzas a escribir, y es posible crear música bellísima. Tengo mucha suerte de haber trabajado con algunos de los mejores productores del mundo.

UMOmag: En 2005 tomaste la decisión de abandonar el sello Elektra Records tras la publicación de tres LPs. ¿Qué es lo que sucedió realmente? ¿Fue la mejor decisión?

T: No es que dejase la compañía. Mi sello discográfico se fusionó en aquella época con otro sello y la situación cambió. Mi contrató expiró y decidí que prefería introducirme en el circuito independiente. En ese momento, el negocio musical se centraba en internet, lo que posibilitaba que lo hiciese por mi misma. Y aunque he trabajado con gente que me ha ayudado mucho en mis proyectos, sentí que era el momento de establecer mi propia compañía.

UMOmag: Un año después de aquello lanzaste un nuevo trabajo llamado Between Friends con una compañía independiente sudafricana, Gallo Records. ¿Cómo fue aquello?

T: Mucho trabajo. Tuve que viajar mucho y hacer mi trabajo. Pero mereció la pena, porque me encanta viajar y conocer a gente nueva. Además, me encanta interpretar nueva música. Ha sido una ruta difícil, pero me siento muy satisfecha.

UMOmag: ¿Qué hay de “The Queen Project”? ¿Se encuentra todavía en proceso?

T: En este momento, no es algo a lo que todas podamos dedicar nuestro tiempo. Cuando vas a trabajar en un proyecto y grabas un álbum, necesitas tiempo para ello. Y tienes que estar lista al 110% para hacerlo, y tuvimos problemas para coordinarnos. No sé, quizá lo hagamos en un futuro, pero en aquel momento nos resultó posible.

UMOmag: Hablando de artistas como Kelly Price y Deborah Cox, ¿cuál es tu opinión acerca de reality series como “Love & Hip-Hop” y “R&B Divas”? ¿Son beneficiosos para los artistas?

T: Creo que es bueno para cierta gente, y respeto mucho a quienes quieran hacerlo.

UMOmag: ¿No crees que artistas adultos como tú, Kenny Lattimore, Faith Evans o Angie Stone se ven obligados a tomar la vía independiente porque ya no son tan “apetecibles” para los grandes sellos?

T: Como os dije antes, el negocio musical ha cambiado mucho. Y si eres independiente tienes mayor control sobre tu producto. Hoy, estar en una compañía multinacional no te garantiza que vayas a tener éxito. Cuando yo empecé, firmabas un contrato y eso te garantizaba grabar seis álbumes; ahora, quizá tengas un single de éxito y puede que tu álbum nunca salga a la luz. Los artistas son ahora un poco “de usar y tirar” y ya no se trata de establecer una carrera, sino más bien de tener un tema de éxito. Y eso no sostiene a un artista.

UMOmag: Eres canadiense así que supongo que estarás orgullosa de artistas como Drake, Justin Bieber o Melanie Fiona, ¿cierto? ¿Qué opinas de su éxito internacional?

T: Por supuesto. Amo a Canadá y creo que los canadienses se van imponiendo… (se ríe). Creo que es genial; cuando el R&B sale a la luz me parece bien ya sea un artista canadiense, japonés o español… Por tanto, ofrezco mi apoyo a cualquiera que haga R&B.