Vintage Trouble ponen sobre el tapete una propuesta revisionista, aunque en este caso lindando el rock más bailable y el Soul más descarnado y energizante. Ty Taylor, su vocalista, no puede quedarse quieto y se convierte en una auténtica antorcha de fuego cada vez que pisa un escenario. Llevan recorrido medio planeta y aquí les esperamos con impaciencia para comprobar que su naturalidad es salvaje y que su salvajismo es natural. Queremos ser “Troublemakers”.

 

UMOmag.com: ¿Cómo se suceden los acontecimientos para que The Bomb Shelter Sessions se convierta en vuestro primer disco?

Vintage Trouble: Grabamos The Bomb Shelter Sessions como nuestra primera demo; la intención no es que fuese un álbum. Grabamos en vivo, tocando a la vez, sobre todo para poder escuchar las canciones del modo en que las interpretamos. Nos sorprendió mucho el resultado y decidimos editarlo tal cual. Ha establecido la línea para afrontar las grabaciones y también para saber cómo nos gusta ser escuchados

UMOmag: Empezasteis casi por casualidad. ¿Se os pasó por la cabeza que tres años después estaríais en el punto y en el momento que os encontráis actualmente?

VT: (Ty) Cuando nos juntamos por primera vez, supimos que la energía que creábamos en conjunto tenía un poder como nunca antes habíamos sentido. Mi madre siempre decía que, cuando las cosas están bien, el universo se abre para que fluyan de forma más sencilla y armoniosa. Y así ha sido para nosotros. El único momento en que se han ralentizado los acontecimientos ha sido cuando nosotros mismos nos hemos puesto obstáculos. El hecho de que tengamos tantas muescas en nuestro revólver en tan poco tiempo es una señal de que hacemos lo que es necesario, y eso es algo que nos da energía pero a la vez asusta un poco. Queremos aprovechar esas magníficas oportunidades que se nos presentan, por lo que trabajamos cada vez más duro y nos dejamos la piel para mantener ese ritmo frenético que vivimos.

UMOmag: El revisionismo soul más Vintage ha sido la tónica predominante de muchos grupos de todo el mundo. ¿Queríais aportarle un plus de Rock y que sonase más en la onda, por ejemplo, de Sly & the Family Stone aunque con variaciones contemporáneas?

VT: (Rick) No especialmente. Pero solemos hacer lo que la canción nos dicta, una vez que nosotros cuatro optamos por una vía natural. Nuestra actitud hacia la música es natural, derivada de la era del soul, del rhythm & blues y del primer rock & roll; pero no podemos negar que éramos niños que han experimentado todos los magníficos estilos musicales que han surgido con posterioridad. Creo que lo mejor es que no nos esforzamos demasiado ni pensamos más de la cuenta, sino que dejamos que la música surja de nosotros del modo más natural posible. Si los cuatro conseguimos la máxima naturalidad, hay una posibilidad muy grande de que el resultado sea sólido, independientemente del estilo musical.

UMOmag: Vuestros directos han sido enérgicos. Sois como “Los 4 Fantásticos”. ¿Qué poder tendría cada uno de vosotros en el grupo que integráis?

VT: (Rick) Creo que todos compartimos a partes iguales el increíble poder de hacer bailar a la gente.

(Nalle) ¡Jajajaja, gracias! Creo que cada uno de nosotros le da poder al otro.

(Ty) Creo que yo sería la Antorcha Humana. Me gusta conectar con el fuego. Al cantar me siento como si lanzase llamas. Siempre he sentido fuego en mi alma. Y cuando doy giros, me veo como una bola de fuego.

UMOmag: ¿Qué ha supuesto trabajar con leyendas del calibre de Brian May, The Who o Rolling Stones? ¿Qué enseñanzas os lleváis de todos ellos y de la experiencia vivida?

VT:  (Ty) Lo que de verdad he aprendido al trabajar con leyendas es que nunca hay que parar de trabajar. Cada héroe con quien hemos coincidido tiene una ética de trabajo imperecedera y su pasión por la música permanece intacta. Roger Daltrey me dio un consejo que nunca olvidaré: “me dijo que la mayor fuerza de una persona energética es la inmovilidad”. La primera vez que lo intenté comprendí lo que quiso decir. Pete Townshend me animó a seguir teniendo la mente abierta y Lenny Kravitz consiguió que mi swag subiese un peldaño.