Squel “guerrero” adolescente que abandonó La Habana (Cuba) para escapar de la dictadura y conocer mundo es ahora un artista renovado, con un pasado que siempre le acompañará y del que no reniega, pero con un presente “en solitario”. Casado desde hace tres años con la artista española Beatriz Luengo, se siente afortunado por la vida que le ha tocado vivir. Consciente de que sin esfuerzo y sin esa “señora” llamada SUERTE (como se titula su álbum debut como solista) no estaría donde está. Argentina es su penúltimo refugio. Nadie sabe lo que deparará el futuro, cada uno escribe su propio destino y Yotuel Romero está rediseñando el suyo.

 

UMOmag.com: En julio de 2010 se anunciaba oficialmente la separación de Orishas, uno de los grupos más importantes de la historia del hip-hop latino. ¿Cómo viviste aquél momento? ¿Fue lo mejor para todos?

Yotuel: Realmente fue el 12 de diciembre del 2009 en Suiza, allí hicimos nuestro último show y ese día ya sabíamos que era la última vez que tocábamos juntos como banda. Fue algo necesario, apetecible por las tres partes y no fue ninguna tragedia ni un colapso si no todo lo contrario, era como que habíamos crecido con mentes totalmente diferentes, en direcciones opuestas… El último disco lo produjimos nosotros, cada uno quería poner su influencia y era mucho más contradictorio porque yo tenía las mías, Roldán las suyas, Ruzzo las suyas y ninguna de las tres eran mejores que las otras, todas eran válidas para cada uno.  Entonces nos dimos cuenta de que teníamos una personalidad y un camino musical bastante diferentes y que Orishas, como banda, habíamos cumplido con nuestra función y decidimos terminar y arrancar cada uno por separado.

UMOmag: ¿Existe alguna posibilidad de que os volváis a reunir de nuevo en el futuro?

Y: Es muy difícil. Todos estamos a nivel profesional muy sumergidos en nuestras carreras y, realmente, esa es la prioridad número uno.

UMOmag: Te defines como “un verdadero caminante del mundo”. Has vivido en Cuba, Francia, España y actualmente tienes fijada tu residencia entre Miami y Buenos Aires. ¿Son estas dos ciudades las elegidas para echar raíces o emigrarás pronto a otras latitudes?

Y: Yo voy a donde sople el viento, creo que como dice el refrán “cuando sabes a donde vas, cualquier viento es favorable”. Yo creo mucho en la suerte, en esa “señora” que siempre ha estado ahí dándome su mano, ayudándome a cumplir mis sueños. Ella siempre me ha cambiado el rumbo y lo que más me ha gustado en mi vida son las cosas inesperadas, es decir las cosas que tú no eres capaz de descifrar pero también hay algo que siempre me ha cautivado y es que soy muy atento a mi intuición, creo que la intuición es la que te hace tomar el rumbo adecuado.

UMOmag: En sus comienzos pocos apostaban por la relación que mantienes con tu actual esposa, la cantante y actriz española Beatriz Luengo. Siendo los dos artistas, ¿sois cada uno el mejor crítico del otro?

Y: Totalmente. Tengo la suerte de no solamente tener una bellísima mujer a mi lado sino que también ha sabido criticarme en los buenos momentos, corregirme, ayudarme…al igual que yo a ella. Sinceramente es un complemento genial en la vida. A veces en la pareja como que se tapan las cosas… “y qué tal esta canción, si si muy linda…”. Ella en cambio me ríe cuando está bien pero cuando está mal me regaña y eso me encanta.

UMOmag: Con el invierno y la Navidad a la vuelta de la esquina, llegas con un disco “caliente” más propio de una estación como el verano. ¿Se iba a lanzar en otras fechas o lo ha propiciado el buen clima de Buenos Aires y Miami?

Y: Lo ha propiciado la propia canción, el single ha entrado muy bien, a la gente le ha encantado y ha empezado a preguntar “quién es, quién es”. Y lo bueno es que claro, mi voz (cantando) es totalmente desconocida para el público y eso es lo que me fascina. Mi cara es bastante conocida pero mi voz no, entonces que bueno que después de 10 años pueda entrar con algo diferente. Creo que mi voz no le recuerda a nadie el pasado y, sobre todo, les recuerda un presente de un nuevo artista y eso es lo que me tiene más me entusiasma.

UMOmag: La canción elegida como primer single es “Me Gusta”. Nos recuerda claramente a otro tema anglosajón del mismo estilo, “I’m Yours” (2008) de Jason Mraz. ¿Es una versión en español?

Y: No, ni lo tenía en cuenta fíjate. Pero mejor todavía, si eso le puede recordar a alguien que se parece a una canción que ya ha escuchado yo creo que es fenomenal. Si eso fue un hit, pues perfecto entonces. Estamos bien encaminados.

UMOmag: En un primer momento el disco iba a llamarse Pórtate Mal e iba contar con colaboraciones de Tego Calderón y Enrique Bunbury. ¿A dónde fue a parar todo aquello?

Y: Eso era un concepto que nos habíamos inventado un amigo mío guitarrista (Ahmed Barroso) y yo. Era como una cosa bien underground. Cuando yo estaba en Miami produciendo el disco de Beatriz y encontrándome a mí mismo musicalmente, él me llamó y me dijo “me encantaría que pusieras las voces a unas canciones que tengo, grabarlas contigo, algo más como a lo Rage Against The Machine pero que sea cubano con guitarras eléctricas…” y le dije, “no pasa nada, a mí me encanta colaborar, vamos a lanzarnos, yo meto voces y escribo canciones pero ahora estoy enfocado en mi carrera como solista” y me dijo “no no, tu despreocúpate, eso si sale bien y si no también”. Era algo de hobbie, pero le di prioridad a lo que es mi carrera como solista y eso se quedó ahí como una diversión entre amigos.

UMOmag: El nombre de tu álbum SUERTE, ¿es un reflejo de cómo te ha ido la vida hasta ahora? ¿Te sientes afortunado, tanto en lo profesional como en lo personal?

Y: Es un homenaje a esa palabra. A la “suerte” la miro como a una señora que estaba ahí desde que yo era un chamaco y siempre me ha ayudado a elegir el buen camino. Si realmente pensara que solamente por el talento, el empeño, la fuerza, la energía, por el tiempo que le dedico a mi vida musical para lograr mi sueño, si pienso que solamente por eso uno llega al éxito estaría discriminando a las personas que también tienen el mismo talento, le ponen las mismas ganas y empeño pero no han tenido la misma suerte. Creo que la suerte es ese factor X que te tiene que encontrar listo, preparado, activo, alegre, contento, positivo para que ella se pueda acercar a ti y darte ese empujoncito.