En 2004 muchos se sorprenden al escuchar su voz de nuevo en el remix de “Lean Back” de Fat Joe, antesala de lo que será su regreso a la industria con Welcome Back (Bad Boy, 2004) un disco en el que Combs vuelve a poner a su entera disposición a buena parte del catálogo musical de Bad Boy. Sin embargo, el Ma$e cristiano renacido no convence al público, que da la espalda a un disco muy inferior a sus predecesores.

Captando el mensaje, Ma$e comienza a dejarse ver con 50 Cent, con la idea de relanzar su descafeinada imagen. Con G-Unit prepara una mixtape titulada Crucified 4 The Hood: 10 Years of Hate, que la presencia de DJ Whookid hace muy popular en el entonces emergente mercado de las mixtapes. El éxito anima a Ma$e a tantear la posibilidad de fichar por G-Unit, a lo que Sean Combs se niega por completo. Bloqueado por Bad Boy, que ni le deja irse ni tampoco editar material nuevo con ellos, Ma$e plantea una nueva retirada en 2007, que romperá dos años más tarde.

El verano de 2009 su aparición en distintos remixes para Drake, Trey Songz, Kanye West y Ron Brownz reaviva la esperanza de un nuevo disco, una posibilidad que Combs no descarta durante una entrevista radiofónica. Tras una larga lucha legal, Ma$e logra en 2010 que Bad Boy le permita colaborar con artistas de otros sellos, a la vez que se le encarga trabajar como A&R en el futuro disco de French Montana.

En 2012, vuelve por fin al estudio para grabar su aportación al Cruel Summer de G.O.O.D Music, que dispara los rumores acerca de su acercamiento a Kanye West.  Un año que cierra con su ruptura definitiva con Bad Boy Records y un supuesto interés de Drake y Kanye por atraerlo a sus respectivos sellos que nunca llega a hacerse realidad. Aun así, hace apenas dos meses y en un nuevo golpe de efecto, Ma$e anunciaba a bombo y platillo sus intenciones de editar un nuevo disco (Now We Even), aunque en realidad, sigue sin contrato discográfico. Todas las opciones abiertas por tanto para un artista con una vida y una historia, probablemente más interesante que su propia música.