Mason Durell “Ma$e” Betha nació el 27 de agosto de 1975, en Jacksonville, Florida. Sin embargo, siendo niño su familia emigra a NYC, ciudad que siempre ha reivindicado como su verdadero hogar. Cuentan que en su paso por el instituto destacó como base de su equipo de baloncesto, aunque su verdadero interés siempre estuvo centrado en la música. Junto a varios ilustres amigos como Big L y Cam’ron funda en 1993 el grupo Children of the Corn. Aunque nunca destacarán como colectivo, por separado todos ellos logran introducirse finalmente en la industria de la música.

Dispuesto a convertirle en el nuevo referente Hip-Hop del sello tras el fallecimiento de Biggie, Sean “P Diddy” Combs convence a Ma$e para que deje la Universidad y se enrole en Bad Boy Records. Con la idea de presentarlo al gran público, Combs lo incluirá en varios remixes de artistas R&B como 112, Brian Mcknight o Keith Sweat, hasta que su aparición en el Life After Death (Bad Boy, 1997) álbum póstumo de Notorious B.I.G. le convierta definitivamente en una estrella.

Para completar Harlem World (1997), su debut con Bad Boy, le ponen a su disposición a los principales responsables del sonido del sello. Nombres como Jermaine Dupri, Stevie J o incluso unos jóvenes Pharrell Williams y Chad Hugo (The Neptunes), preparan un colchón sonoro a la medida del imperio Bad Boy. Entre el hip-hop, el R&B y los estándares del pop, el estilo de Mase encaja como un guante en una fórmula con la que Diddy se propone asaltar los charts de música mainstream. Las colaboraciones de Jay Z, Busta Rhymes, Total, DMX, Lil Kim o Monifah ofrecen uno de los mejores frescos acerca de la situación de la música urbana negra de aquellos años. La popularidad de tracks como “Feel So Good” o “What You Want” junto a Total, colocan a Ma$e en lo más alto de las listas de Pop y R&B. Justo lo que Sean “P Diddy” Combs esperaba.

Su exitosa aparición en el single “Top Of The World”, uno de los temas más celebrados del Never Say Never (Atlantic, 1998) de Brandy, parecía garantizar los buenos resultados de su siguiente lanzamiento. Sin embargo Double Up (Bad Boy, 1998) se topa de frente con los cambios que comienzan a producirse en la escena americana. El empuje del sello No Limit y sus artistas, con Master P a la cabeza, comienza a desplazar la fórmula de Bad Boy entre los gustos del público, que recibe con tibieza la nueva propuesta de Ma$e. A pesar de todo, Double Up funciona relativamente bien, pero no llega a igualar las increíbles cifras de su predecesor.

Puede que, decepcionado por el paso atrás que supone su segundo disco, Ma$e aprovecha una entrevista con Funkmaster Flex para anunciar su retirada del mundo de la música. El sorprendente anuncio resulta aun más surrealista, al afirmar que ha recibido la llamada de Dios y que va a entregar su vida a predicar su palabra. Ma$e la estrella de rap pasa a ser Mason Betha el pastor protestante, y tras contraer matrimonio con Twyla Betha, dedica los siguientes años a ser guía espiritual de una congregación cristiana a su cargo.