Ya no es novedad ni sorpresa. Lo de Adele y los premios es una relación de ‘amor platónico’ desde hace ya varios años. Una vez más, la artista inglesa fue la gran protagonista en una gala de este tipo. En este caso, y jugando en casa, los BRITs 2016.

Un total de cuatro fueron los galardones, diseñados en exclusiva por la artista escocesa Pam Hogg (Lady Gaga), los que consiguió Adele en la noche de ayer (24 Feb.). Mejor Artista Británica Femenina, Global Success Awards (por su éxito a nivel internacional), Mejor Single Británico por “Hello” y el más importante de todos, Álbum del Año que recogió de manos del productor Mark Ronson.

Risas, lenguaje explícito, lágrimas, menciones para su pareja e hijo, y hasta un mensaje de apoyo para la cantante Kesha (en su batalla legal con el productor Dr. Luke). Todo eso dieron de sí sus speechs cada una de las veces que tuvo que subirse al escenario central del O2 Arena en Londres, luciendo dos vestidos largos; uno en color vino burdeos y otro más llamativo con lentejuelas.

La gala, que duró más de dos horas, sirvió para consagrar a una de las voces británicas más importantes de la última década (ahí están las cifras). Adele fue la encargada de poner el broche de oro, interpretando la emotiva canción “When We Were Young” , a una noche en la que volvió a brillar con luz propia.