La progresión de Rockie Fresh, del colectivo MMG de Rick Ross, se detuvo en 2013 de forma inesperada después de lanzar su trabajo colaborativo con Casey Veggies y participar en la compilación Self Made Vol. 3. Con un 2015 casi en blanco, el joven MC de Chicago quiere que 2016 sea el año que le confirme en la escena de manera definitiva.

The Night I Went Too… es lo que se podría llamar más un álbum que una mixtape al uso, aunque la diferencia entre ambos formatos sea cada día más estrecha. Es el primer material nuevo de Fresh en dos años, y el de Chi-Town no ha perdido ese punch. Producciones muy vanguardistas, donde no falta la electrónica (“Call Me When It’s Over”, “December Rain”), el pop (“Are You With Me”), mucho rap (“Come Again”, “Tell Me”) y hasta soul (“I Need”) sampleando el éxito de Maverick Sabre.

Las colaboraciones son contadas, pero han sido elegidas a dedo. Chris Brown, el británico Ed Sheeran y el capo de MMG Rozay son los tres invitados de lujo, dando un punto más de calidad a la mejor mixtape de Rockie Fresh en mucho tiempo; posiblemente desde aquella sublime Electric Highway (2013). Habrá que esperar para saber si la recepción por parte del público es igual o mejor.