4. MYRON – “We Can Get Down” (1997)

Música como loción corporal en las postrimerías del pasado milenio. Bien ejecutada, en la línea del D’angelo más cool, circunstancia que igual le perjudicó de sobre manera por las similitudes con el de New York. Su voz está en la línea de Raphael Saadiq y aquí se hace rodear de Spinderella, la más discreta de Salt’n’Pepa. Después de esto, un nuevo disco en 2005 con una independiente y hasta hoy.