Con una sólida trayectoria en el underground, y una tropa de fieles seguidores a sus espaldas, G-Eazy es mucho más que “el nuevo chico blanco de moda”. El creciente interés generado por la reciente publicación de su These Things Happen y su paso por el Festival Wireless de Londres, ha destapado otra de esas propuestas que, disparando desde el extrarradio de la industria, se ha colado finalmente en las mejores plazas. Sin embargo, fiel a sí mismo y a su estilo, Eazy deja claro que quiere seguir siendo ese chico de clase media a quien sólo le importa ser él mismo y hacer buena música.

 

UMOmag.com: En su momento Macklemore declaró que sabía que el hecho de ser blanco le había beneficiado en su carrera artística. Dada tu creciente popularidad y presencia en la escena ¿Crees que a ti también te ha beneficiado el hecho de ser blanco en la relación a la atención de tu música por parte de los medios?

G-Eazy: Creo que al final de la jornada lo importante es la música. Y si haces buena música, es lo que cuenta de verdad. Y en eso pongo todo mi esfuerzo, la música es para mí lo fundamental.

UMOmag: Te has mantenido independiente todo este tiempo, aunque parece una cuestión de tiempo que acabes en una major. ¿Te lo has planteado en algún momento? ¿Bajo que condiciones estarías dispuesto a dar ese paso?

G: (Sonríe). Como ya he comentado, lo más importante es la música y para mí conlleva tener control creativo y hacer las cosas a mi manera. En la industria musical necesitas demostrar que eres capaz de eso, tienes que hacer rodar el balón y establecer una base de seguidores, que vaya a tus conciertos y compre tu CD. Yeso hacemos: estamos demostrando que es posible.

UMOmag: Sabemos que te involucras mucho en todos los aspectos creativos de todo lo que rodea tu música (diseño, etc..). ¿Consideras imprescindible para un artista el controlar todo los aspectos del producto que ofrece?

G: Creo que es esencial si sabes realmente lo que quieres. Y aunque parezca sencillo, no todo el mundo es capaz de hacerlo. Si no eres productor, por ejemplo,  te resultará difícil describir el sonido que buscas o involucrarte en la producción musical. Si nunca has hecho trabajos visuales, es difícil comunicarte con un artista y transmitirle cómo quieres que sea tu diseño gráfico o la portada del disco. En mi caso, hago diseño gráfico y produzco desde que tenía 13 años y hablo los lenguajes de los diferentes mundos; tengo una idea bastante firme de cómo quiero cada

UMOmag: Tu adolescencia en Oakland coincidió en plena explosión del  Hyphy…¿Como viviste todo el hype que generaron la bahía y sus artistas en  esos momentos? ¿Que influencia tuvo en ti y en tu música la escena de la

G: Como has comentado, era el movimiento predominante en la época. Era la cultura de la Bay Area. En aquel momento, parte de mi música tenía esa influencia. Dejé la Bay Area y me mudé a New Orleans en 2007 porque acabé el instituto y empecé a la universidad. La situación me forzó a estar en un lugar nuevo y conocer una cultura diferente.

UMOmag: Las dos colaboraciones que más pueden llamar la atención de tu álbum These Things Happen son las de E-40 en “Far Alone” y ASAP Ferg en “Lotta That”. Uno es un grande de la Bay Area y el otro uno de nuevos referentes de la escena neoyorquina. No son los únicos, también encontramos a Remo, Devon Baldwin, Christopher Anderson… ¿qué nos puedes contar de ellos?

G: Al final del día, hablamos de hip-hop y no son cosas que importen mucho. Estoy muy agradecido a E-40 por grabar conmigo, fue algo muy importante. Pienso que la motivación de las colaboraciones ha de ser creativa y no política; si E-40 no hubiese sonado bien en esa canción, no tendría sentido pero creo que se adaptaba a ella a la perfección. Cantantes como Anthony Stewart, Christoph Andersson o Devon Baldwin puede que no sean conocidos a nivel mundial, pero en mi opinión suenan increíble en las canciones donde aparecen. Como te digo, busco lo que tenga sentido creativamente hablando.

UMOmag: En 2011 acabaste tus estudios universitarios. ¿Fue difícil encontrar equilibrio entre no dejar tus estudios y seguir avanzando en una carrera  musical en plena explosión?

G: La verdad es que invertí casi todo mi tiempo en la música y no estudié demasiado. Me pasaba las horas en mi cuarto trabajando en mi música.

UMOmag: Hace unos años el hecho de que un rapper pasara por la Universidad por algún extraño motivo parece que podía afectar a su credibilidad… En aquellos años (mediados del 2000), ¿te llegó a preocupar que el hecho de ser universitario y de clase media pudiera afectar a la recepción de tu música por parte de la escena hip-hop?

G: Sí, la música es hoy lo más importante. Y hacer buena música es lo que cuenta. Y lo que dices no me ha preocupado nunca, porque sólo puedo ser yo mismo y hago música desde que tenía 13 años. Por eso afirmo que la música es lo más importante. Y no intento ser nada que no soy, rapear sobre vender drogas o estar en el barrio.

UMOmag: Al mismo tiempo suponemos que tu formación musical te hace ser mucho más exigente que el rapper medio a la hora de escoger con quien trabajas el aspecto musical… ¿Alguna vez has notado incómodo o intimidado a alguien por el hecho de que tuvieras más formación musical quizás que él?

G: No. Creo que en todo caso hay gente que se ha quedado sorprendida de trabajar con un rapper que se involucre así en la producción. Pero es algo que suelo hablar antes de empezar a trabajar: “¿Te importa que me involucre en el apartado de producción y me ensucie las manos?”