El exitoso empresario y ejecutivo musical argentino Walter Kolm | Fotografía by WK Records

Vivimos tiempos de cambio y revolución, y la industria de la música no es ajeno a ello. Con el objetivo de “hacer ruido” y “crear artistas legendarios” nace la nueva discográfica latina WK Records, con el reconocido empresario y ejecutivo musical argentino Walter Kolm al frente del proyecto. Al mando de una de las compañías de management más importantes de Estados Unidos como es WK Entertainment durante los últimos 7 años, Kolm llevaba planeando su próximo movimiento desde hace meses y ha decidido que el inicio del verano era el más indicado para hacerlo oficial. Tras décadas trabajando y asesorando a grandes estrellas de la música latina, para Walter Kolm ha llegado el momento de apostar por los jóvenes talentos (predominantemente urbanos) creando un sello discográfico “rebelde”, de futuro y acorde a los nuevos tiempos pero manteniendo ese espíritu in house de antaño cuando las discográficas eran quienes se encargaban de hacer todo el desarrollo artístico. Una compañía 360 cuyo lema es Innovación + Experiencia, y de esto último Kolm sabe bastante.


Los tres primeros artistas en vincular su nombre al de WK Records son el cantante puertorriqueño Alex Rose, de sobra conocido por el público urbano (más de 8 millones de oyentes mensuales en Spotify) y su estilo RnB genuino (“Jangueo”, “Todos Ven”, “Yo Quisiera Remix”, “Me Odias?”), que recientemente lanzaba su nuevo EP Yo Siempre Ando Con Los Oídos Fresh. El trapero alternativo argentino Seven Kayne, quien cuenta con un enorme fan base dentro de su país y en Latinoamérica gracias a su contundencia lirical y temas como “Si Te Lastimé”, “Atrapado”, “Tres Rosas” o “Lento”, que acumulan millones de views en su canal de YouTube y que ya ha colaborado con Eladio Carrión, su compatriota Khea, Bhavi y Big Soto. Y el artista colombiano emergente Cheo Gallego, todo un especialista en el freestyle y claramente influenciado por el hip-hop de la vieja escuela como un de las apuestas personales de WK Records para los próximos años. Próximamente se irán confirmando nuevos nombres, y lo que es seguro es que habrá alguna fémina entre ellos.

El equipo que Walter Kolm ha reclutado para WK Records | Fotografía cortesía del sello

En esta nueva aventura empresarial Walter Kolm no está solo, ni mucho menos. Para ello se ha rodeado de un sólido equipo de profesionales con años de experiencia en grandes multinacionales y en el que las mujeres llevan el mando; sólo hay que ver la imagen del team (con la foto y el nombre de cada una de ellas arriba) para darse cuenta de quien manda. Ellas son Pierina Jatem como responsable de marketing; Kearie Reyes (manager digital marketing); la fotógrafa Anita Tillero (responsable de contenido digital) y la publicista colombiana Natali Nagles liderando el departamento de PR & Comunicación. En el otro lado de la mesa están Óscar Guitian (Mánager General), que viene de una familia con gran tradición musical (su padre y su tío son artistas). Chris Duque, quien ha manejado las carreras de Wisin y Juanes, como principal responsable de la división de nuevos talentos. Por último, Jochy Rodríguez como director de marketing. Las modernas y “caóticas” oficinas de WK Records están ubicadas en Miami, justo en frente de lo que es WK Entertainment.


Hablar de Walter Kolm (1968, Buenos Aires, Argentina), el fundador de WK Records, es hacerlo de uno de los mogules de la industria musical latina. Un empresario argentino apasionado por la música desde muy joven que a los 17 años fundó su primer sello discográfico Radio Trípoli Discos (luego pasaría a llamar Trípoli Discos) junto a su por aquel entonces socio Sergio Fasanelli, ayudando al crecimiento de artistas locales como Auténticos Decadentes, Ataque 77, Javier Calamoro, entre otros. Dos años después, en 1994, vende su parte de la compañía para emprender un nuevo camino independiente. Ya en 1995 desembarca en MCA Internacional (lo que hoy en día conocemos como Universal Music). Allí se consolida como ejecutivo musical, lo que le lleva a recalar en España como director del sello Mercury Records tras una fusión con Universal. No tardaría en llegar a ocupar la presidencia de Universal Music Chile, su siguiente destino.

El artista boricua Alex Rose, en las oficinas de WK Records en Miami durante la firma de su contrato | Fotografía cortesía del sello

Fue en el año 2003 cuando recala en los Estados Unidos como vicepresidente de Universal Music Latino. Una época en la que juega un papel determinante en el crecimiento de artistas como Paulina Rubio, Juanes… En 2009 llega su gran momento y se convierte en presidente de Universal Music Latino, enfocándose en proyectos más urbanos como Wisin & Yandel o Don Omar, en una época donde el reggaetón se empezaba a consumir poco a poco en territorio estadounidense pero que nada tiene que ver con el panorama actual. Fue en 2012 cuando, después de años experiencia en el sector musical y financiero y habiendo ocupado puestos de responsabilidad, funda lo que es WK Entertaiment (management y asesoría 360) con el cantante colombiano Carlos Vives (hoy convertido en icono mundial) como punta de lanza. Luego se unirían los Maluma, Wisin, Silvestre Dangond o CNCO. En 2019 Sony Internacional adquirió el 50% de WK Ent. Walter Kolm sigue como líder de la compañía, aportando su visión estrategia para seguir llevando el talento alrededor del mundo.


Precisamente será Wisin, uno de los “consentidos” de Walter Kolm, quien se una a WK Records de un modo diferente. El artista boricua van a lanzar su respectiva discográfica como parte de un partnership con WK Records. Wisin ya tiene experiencia en la materia después de fundar en su día W&Y junto a su socio y compañero Yandel. La Base Music Group será el nombre de este nuevo sello discográfico de ‘El Sobreviviente’, con los productores Hyde ‘El Químico’ y Los Legendarios a los controles del estudio de grabación que han montado en el mismo Cayey (Puerto Rico) y cuyas primeras caras son dos boricuas con mucho que decir: Chris Andrew y Abdiel. Con todo esto parece que 2020 no será solamente el fatídico año del COVID-19 sino también en el que nacieron nuevos modelos de negocio para garantizar el presente y, sobre todo, el futuro del movimiento urbano latino.